Especial

Me recosté sobre el asfalto
y observé el cielo.
Un profundo suspiro di
pero el aire no llenó el vacío en mi pecho.
Quise llorar, es la verdad.
A pesar de la terrible soledad
y de las lágrimas contenidas,
me forcé a sonreír al observar las estrellas
y sentirte allí, junto a mí.
No sé quién eres: un amigo, un enemigo o un amante.
Solo sé que me complementas
y que no estás aquí.
Pero encontrarte en las estrellas
especial me hace sentir.
Solo quisiera poder decirte que el vacío en mi pecho has llenado.
Lo siento, no es así.

1 comentario:

No seas tímida, alma cósmica.