La pluma del tecolote

{ Sergio M. Tenorio Sil }

Lenta y cuidadosamente escogió la pluma de su ala izquierda, arrancándola con una leve sensación de placer y dolor; una pluma bella y digna de la tarea por cumplir. Colocando la hoja de palma sobre la orilla del hueco del árbol en que vivía, el viejo tecolote se aprestó a realizar su sueño, el cual lo pondría en la cima del prestigio. Toda su vida había esperado el momento en que se sintiera con el conocimiento y la experiencia necesaria para comenzar a escribir su gran libro y no habría crítico que lo pudiera acusar de inexperiencia o falta de cultura. Por primera vez, los habitantes de los bosques dejarían de ser personajes de fábula como acostumbraron Esopo y La Fontaine, para convertirse en los autores, e iba a dar razón de la verdad existente en la imagen de su especie como símbolo de sabiduría y conocimiento.
Mientras afuera, en la oscuridad de la noche, la luna brillaba, la brisa soplaba llevando un suave perfume, y en la lejanía se escuchaba un canto de hombres, temblando hasta la última pluma de su cuerpo, el tecolote mojó la que había elegido en la tinta y comenzó a escribir, sintiendo cómo la emoción hacia latir su corazón cada vez más rápida y violentamente.
Al día siguiente, cuando doña Lechuza llegó a hacer la limpieza encontró al viejo Tecolote muerto sobre una hoja en que aparecía escrito: “Había una vez un hombre que…”.

3 comentarios:

  1. D: el final me dejó como D: *no tiene vocabulario para expresarse así que usa emoticones*
    Also, vi que renunciaste a tu trabajo??? Por qué???? D:

    ResponderEliminar
  2. El finalD: pobre pájaro,toda la vida para PUM antes de poder escribir algo. WOOW por el Benedict de la cabecera(?)
    Qué,de verdad? *habla del comentario de Abbie* Qué pasó en el trabajo?
    Beso:)

    ResponderEliminar
  3. Que final tan inesperado, pero todo muy bonito.
    Me encanto tu cabecera, ese Benny ;D
    Saludos.

    ResponderEliminar

No seas tímida, alma cósmica.